Tensión-distensión

El fenómeno de tensión-distensión es un proceso natural y necesario para vivir. El problema aparece cuando la tensión se acumula y el sueño no resulta suficiente para rehabilitarnos por completo. Entonces, este ciclo natural queda descompensado y la tensión parcial se acumula.

Para resolver estas cuestiones, estimulamos el cuerpo a través de práctica sencillas pero profundas. Estas amplían la sensibilidad y flexibilidad de nuestro mundo interior, estrechamente relacionado con la percepción del ki o energía vital...

Katsuguen undo... A través del movimiento espontáneo el cuerpo se regenera y la columna vertebral recupera su elasticidad.

Yuki... Descubrimos un mundo nuevo, la comunicación envolvente a través del ki o energía vital.

Gyoki... Sentimos cómo nuestra propia energía se moviliza y fluye.

Como consecuencia, se consigue una relajación completa, serenidad psíquica, respiración profunda y una sensación plácida de vigor o fuerza interna.

 

Zensei...la vida Plena, la vida Total.

Desde que nace, el hombre vive no por su voluntad sino por el deseo de la Naturaleza. Quiere pensar que vive voluntariamente, ideando y elaborando una finalidad. Pero el sentido de la vida es el propio hecho de vivir. Como tiene cerebro, es lógico que el hombre piense, al igual que una mariposa vuela porque tiene alas. Esta capacidad hace que se enriquezca y alegre su vida, pero al mismo tiempo sufre.

Al estar atados de esta manera, nos volvemos incapaces de seguir el deseo natural y no podemos concentrarnos totalmente en el vivir, cuando en realidad la vida brilla por sí sola.

La calma interior se descubre en el propio centro y de ella nace un estado de felicidad no condicionada. De esta forma, se viven las circunstancias sin ser arroyado por ellas. El hombre es libre en sí mismo. No debería olvidarlo.